Suman siete los muertos en 23 días de las protestas en Bolivia

Siete personas muertas, cuatro de ellas a bala, es el saldo de 23 días de conflictos en Bolivia tras las polémicas elecciones de octubre que llevaron a la renuncia de Evo Morales a la presidencia, informó este martes el fiscal general, Juan Lanchipa.

Dos ciudadanos fallecieron en La Paz (oeste), otros dos en Santa Cruz (este) y tres en enfrentamientos en Cochabamba (centro), según dijo Lanchipa, con base en datos recabados por el Instituto de Investigaciones Forenses. El anterior saldo daba cuenta de tres muertos.

“Todos estos casos serán investigados hasta establecer la verdad material y encontrar a los autores para que sean sancionados de acuerdo a ley”, sostuvo Lanchipa.

El fiscal general llamó también a la población a “recuperar la calma y tranquilidad”, tras la proclamación este martes como presidenta interina de la senadora Jeanine Añez, para suceder a Morales, asilado en México.

Evo acusó a la OEA

El líder indígena Evo Morales afirmó este miércoles que la OEA se sumó al “golpe de Estado”, que según él lo obligó a dejar el poder en Bolivia, y pidió a los militares y policías que “no metan bala al pueblo”.

En una entrevista con W Radio Colombia desde la ciudad de México, adonde llegó asilado el martes, Morales tildó de “neogolpista” a la Organización de Estados Americanos (OEA), que denunció “graves” irregularidades en las elecciones del 20 de octubre que desataron la crisis.

“Lamentablemente la OEA se ha sumado a ese golpe de Estado. Recomiendo (…) a los nuevos políticos de América Latina: cuídense de la OEA. La OEA es neogolpista para mí”, dijo el dirigente de izquierda.

EEUU advirtió a sus ciudadanos

Estados Unidos actualizó su alerta de desplazamientos para Bolivia, advirtiendo a sus ciudadanos que no viajen al país sudamericano debido a los disturbios callejeros, en un momento de grave crisis política que ha dejado siete muertos y la renuncia del hasta ahora presidente Evo Morales.

“No viaje a Bolivia debido a los disturbios civiles”, se indicó en el Departamento de Estado.

“Hay manifestaciones recurrentes, huelgas, bloqueos de rutas y marchas en las principales ciudades de Bolivia”, precisó el Departamento. “Algunas protestas han resultado en enfrentamientos violentos, y las autoridades locales han utilizado medidas de control de multitudes para desalentar las protestas”, remarcó.

El Departamento de Estado también ordenó la salida de los familiares de sus diplomáticos y autorizó la partida de empleados estadounidenses no esenciales debido a la inestabilidad política en Bolivia que llevó a la renuncia de Morales y que luego persistía.

Fuente: Panorama

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *