El noruego

Por: LUIS BELTRÁN GUERRA G
Al bachiller Pedro Ferrer se otorga una beca para estudiar economía en Oslo, donde obtiene PHD Summa Cum Laude. Alcanza también dominio de varios idiomas. Es profesor titular en las universidades de Oslo y de Bergen. No regresó a Venezuela, pero al recordarlo lo llaman “el noruego”.

Sofía Azócar, también becada y novia desde los 15, le acompaña bajo el juramento ante los padres de vivir separados, pues hasta la fecha no había visto varón. Ella decidida a estudiar política, pasión heredada de su abuelo, dirigente de AD.  Termina también con honrosas calificaciones, pero rechaza una posición en el MIT para regresar a incorporarse a la lucha de Hugo Chávez para implantar el Socialismo del Siglo XXI y sustituir la democracia elitista de los sesenta. Al pisar suelo patrio visita a los alzados del 4 de febrero, se une al movimiento, recorre el país con las banderas de la democracia participativa, es asambleísta y orgullosa firmante de la Constitución del 99. Se le designa Ministra para las Comunas como autora del programa misionero diseñado en Cuba y que la había convertido en “el mar de la felicidad”. Para la fecha no solo ha visto a Pedro como varón, con quien tiene a Santiago, quien se queda con su padre en Noruega, graduado de médico y Director de hemodinamia del Hospital de Oslo. La pasión por el comandante, su proyecto y la adhesión popular que despierta, indujo a Sofía a ver a otros varones, pero sin procreación.

Para el 2017 tiene 10 años haciendo oposición en el partido Vente con María Corina Machado, quien la presenta en mítines como “la arrepentida”. Es invitada con asiduidad a programas de TV y radio, en los cuales denuncia: 1. A Venezuela la gobierna una dictadura, 2. No se respetan los derechos humanos, 3. No existe separación de poderes, 4. TSJ y CNE desconocen la soberanía popular, la legitimación de la AN y su potestad legislativa y contralora, 5. Derecho del pueblo a decidir quién ha de gobernarle, se desconoce al obstaculizar la consulta revocatoria presidencial estatuida constitucionalmente, 6. Elecciones presidenciales y regionales, supeditadas a los poderes constituidos, en crasa transgresión al Texto Fundamental, 7. Carta Democrática a punto de aplicarse y Venezuela expulsada de la OEA, 8. Crisis humanitaria jamás vista,  9. Salario que no alcanza ni para comprar la cesta básica, 10. Gente buscando alimentos en la basura, 11. Inflación de 1.600% según el FMI y 12. Cúpula castrense que sostiene al gobierno, se identifica con el lema “Chávez vive y la Patria sigue” y dedicada a tareas ajenas a sus atribuciones, por lo que transgreden el artículo 328 de la Carta Magna, el cual, además, de calificarlas como apolíticas, las obliga a demandar la observancia constitucional. Es éste el discurso que Sofía Azócar pronuncia, después de haber discutido con los dirigentes de los demás partidos, para que se le dejare hablar en la gigantesca marcha realizada por la MUD el 26.10.2016 rumbo a Miraflores. Prueba de que el 90% de los venezolanos demanda un cambio. Así finaliza su intervención, aplaudida con alegría, emoción y esperanza. El coronel Pedro Trejo, el padre David Bonalde y Luis Ávila, también coronel, comentan que se trata de la misma cantaleta, la cual no le hace la más mínima mella al gobierno dispuesto a hacer realidad el presagio del Comandante de que “esta revolución llegó para quedarse”. Se retiran desanimados, ante lo cual Ávila, camino a un almuerzo con Enrique Colmenares, pretende entusiasmarlos con la moción de una constituyente originaria, fundamentada en los artículos 347 (El pueblo… es el depositario del poder constituyente originario…) y 350 (… desconocerá al régimen que contraríe la democracia y los derechos humanos) de la Constitución. Pero probable con la concurrencia del soldado, advierten Trejo y Bonalde.

Pedro, quien además de ser ciudadano noruego, ha rectificado su partida de nacimiento para llamarse Kristen Borchgreving, es rector de la Universidad de Bergen, autor de libros de macroeconomía y como mantiene amistad con Sofía y su familia, donde se le considera un caballero, le informa que como resultado de la aplicación del “Índice de Felicidad” para el PNUD Noruega ocupa el primer lugar, quedando en los finales Burundi, Tanzania, y República Centroafricana. Kristen acota no entender las razones para no incluir a Venezuela, cuando las variables para la medición son: 1. Producto Interno Bruto, 2. Ayudas sociales, 3. Esperanza de vida, 4. Libertad, 5. Generosidad y 6. Corrupción. Tal vez, algún conquistador trajo a Caracas la filosofía hygge, que para los daneses es sentarse en la chimenea, con grueso suéter, beber un vino y acariciar al perro. Esto es, la actitud relajada como la clave del bienestar.

Sofía recuerda la expresión “bilis negra” que describe la tristeza vaga, permanente y profunda, cuya causa puede ser moral, para preguntarse ¿Será que nací para no disfrutar la vida?

Termina diciendo, quien fuera noruego.

@LuisBGuerra

www.luisbeltranguerra.com

Publicado por www.luisbeltranguerra.com el lunes 27 de marzo, 2017.

*Las opiniones aquí publicadas son responsabilidad absoluta de su autor*


 

Fuente: Interamerican Institute for Democracy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *